[català]    [castellano]    [english]

NARIZ (RINOPLASTIA)
 
 
     

La rinoplastia es la remodelación quirúrgica del cartílago, hueso y tejidos adyacentes de la nariz para producir una apariencia natural y agradable.

¿Por qué una rinoplastia?

La rinoplastia es una de las operaciones más comunes en cirugía estética, y puede reducir o aumentar el tamaño de la nariz, efectuar cambios en la punta o el perfil, reducir los agujeros o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También puede corregir los resultados de una herida o un defecto congénito, y ayudar a respirar mejor.

¿Cómo saber si la Rinoplastia está indicada para mí?

La rinoplastia puede cambiar tu apariencia, acercándola más a tu ideal, y ayudando a mejorar tu autoestima. Lo que no puede hacer es cambiarte totalmente, o hacer que la gente te trate diferente. Los mejores candidatos para rinoplastia son los que buscan una mejora, no la perfección. Si estás sana, emocionalmente estable y realista, es posible que la rinoplastia esté indicada para ti.
 
Consulta inicial
La buena comunicación con tu cirujano es esencial. Juntos, comentaremos qué tipo de nariz querrías, y el médico hará una evaluación de tu estructura facial y nasal. Los factores que influyen en el resultado de la operación son tu hueso nasal y cartílago, la forma de la cara, el grosor de la piel, tu edad y lo que esperas de la cirugía.
El médico te preguntará detalladamente sobre cualquier condición médica que sufras y que pueda afectar a la cirugía, tal como presión alta, problemas de coagulación de la sangre, o tendencia a cicatrizar de manera excesiva. También es importante que esté al corriente de cualquier herida o previa cirugía nasal, incluso si hace mucho tiempo. Aconsejamos que seas franca, sobre todo en hacerle saber si fumas o tomas cualquier droga o medicación. Por ejemplo, la aspirina puede causar hemorragia.
Tu cirujano te explicará detalles de la técnica utilizada, anestesia, donde se hará la operación, los riesgos y el coste. No dudes en hacer preguntas, ya que es muy importante sentirse adecuadamente informado antes de hacer una decisión.

Preparaciones para tu operación
Es importante seguir las instrucciones que te dará el cirujano. Pueden incluir hábitos de comer, beber, fumar, tomar y evitar ciertas medicaciones y suplementos vitamínicos.
Fumar: si fumas, es importante dejarlo al menos durante 2 semanas antes y después de la operación, ya que fumar reduce el riego sanguíneo de la piel, y puede interferir en la cicatrización de la piel.
Aunque sea una operación sin estancia nocturna en el hospital, es importante que alguien te lleve a casa después de la operación, y que tengas asistencia en casa durante uno o dos días.

  Riesgos y efectos secundarios
Con un buen cirujano, las complicaciones suelen ser menores. Sin embargo, algunas personas se curan y recuperan mejor que otras, por lo tanto los resultados no se pueden prever totalmente. Tras la operación, pueden aparecer en la piel pequeñas marcas rojas, que son el resultado de vasos sanguíneos de la piel dañados, pero raramente son permanentes.
Más o menos un 10% de los casos, puede ser requerida una segunda intervención, por ejemplo, para corregir una pequeña deformación.
Las posibles complicaciones derivadas de la rinoplastia son: hematoma (hemorragia bajo la piel), daño causado a los nervios de la nariz, infección y reacciones a la anestesia.

Después de la rinoplastia
Dentro de los agujeros de la nariz se pondrá gasa para evitar hemorragias. La gasa se retira normalmente en unas 24 horas. También habrá esparadrapo y una protección sobre el puente de la nariz, que se suele sacar en unos 5 días, junto con los puntos. Si hay puntos dentro de la nariz, se disolverán por sí solos. Es importante no mojar la zona hasta que los puntos se han retirado.
 Las inflamaciones y hematomas suelen desaparecer en 10-14 días, aunque en algunos casos, pueden pasar semanas o meses.
Sentirás la nariz bloqueada, como en un resfriado fuerte, durante unos 10-14 días. Aconsejamos sin embargo, no sonarse durante este periodo. Puedes utilizar algodón para limpiar la nariz de manera suave.
Es normal sentir un poco de molestia, pero no dolor. Si fuera así, se pueden tomar analgésicos que el médico te prescribirá. En caso de que el dolor no pasara, es importante contactar al cirujano inmediatamente.

Recuperación
Es normal sentirse afectado por las cicatrices de la cara durante los primeros días. Recomendamos descansar y actuar de forma calmada, y dejar que tu cuerpo utilice la energía en curarse. El ejercicio físico fuerte se debe evitar al menos durante dos semanas, pero se puede caminar o hacer otras actividades suaves.
La mayoría de pacientes vuelven a sus actividades normales en unos 14 días, aunque a veces todavía hayan hematomas visibles. Hay maquillaje especial para cubrir las zonas afectadas que se puede utilizar.
Recomendamos evitar el alcohol, saunas y baños de vapor durante unas 4 semanas, y también evitar tomar el sol durante 2-3 meses.

Fuente de información: archivos de la BAAPS (British Association of Aesthetic Plastic Surgeons), 2017.

< Volver a Cirugía Hombre

Reserva tu consulta aquí