[català]    [castellano]    [english]

OJOS (BLEFAROPLASTIA)
 
 
   

Cirugía estética de los párpados que consiste en eliminar excesos de piel y grasa para lograr una apariencia rejuvenecida.

¿Por qué una blefaroplastia?
La blefaroplastia puede corregir párpados superiores caídos y reducir laxitud de la piel de los párpados inferiores (bolsas bajo los ojos). Esto puede hacer que la persona se vea más vieja o cansada de lo que en realidad es, y también puede interferir en la calidad de la visión. La blefaroplastia se suele combinar con otros tratamientos quirúrgicos faciales, tales como:
  • Lifting de cara y cuello
  • Lifting frontal
  • Rinoplastia
  • Implantes de tejido adiposo
¿Cómo saber si la blefaroplastia está indicada para mí?
Los mejores candidatos para una blefaroplastia son personas sanas física y psicológicamente, y con expectativas realistas. La mayoría de pacientes suelen tener 35 años o más, aunque, si por ejemplo la apariencia de bolsas bajo los ojos es visible en miembros de la misma familia, se puede operar en pacientes más jóvenes.
La blefaroplastia puede mejorar tu apariencia e incrementar autoestima, pero no puede darte perfección estética o cambiar tu personalidad. Tampoco puede eliminar círculos oscuros bajo los ojos, hacer desaparecer las arrugas de la sonrisa (pies de gallo), o cambiar los atributos étnicos de los ojos.

La blefaroplastia
La operación se puede llevar a cabo con anestesia general o local, dependiendo de tus preferencias. Esto significa que puedes ir a casa el mismo día de la operación, o pasar una noche en nuestro hospital.

  Riesgos y efectos secundarios
Con un buen cirujano, las complicaciones suelen ser menores. Sin embargo, algunas personas se curan y recuperan mejor que otras, por lo tanto los resultante no se pueden prever totalmente.
Las posibles complicaciones derivadas de la blefaroplastia son: hematoma (hemorragia bajo la piel), daño causado a los nervios de la nariz, infección y reacciones a la anestesia.
Hay algunos casos que incrementan los riesgos de la blefaroplastia: enfermedades de tiroides (hipotiroidismo, enfermedad de Graves), sequedad de ojos, presión sanguínea alta, diabetes, enfermedades cardiovasculares y oculares. Tu cirujano plástico puede recomendarte una visita al oftalmólogo antes de la operación, si es necesario.

Recuperación
Después de la blefaroplastia recomendamos unos 10 o 14 días de descanso, ya que puede haber inflamación y hematomas durante este periodo. Las lentes de contacto no se pueden poner hasta al cabo de unos 5 días. El maquillaje se puede aplicar al cabo de una semana. Recomendamos el uso de gafas de sol y la aplicación de hielo en las zonas afectadas de manera regular, para reducir la inflamación. Aparte de la típica molestia asociada después de la cirugía, normalmente no hay problemas, aunque estamos a tu disposición a cualquier hora por lo que pueda pasar.
La mayoría de pacientes vuelven a sus actividades normales en unos 14 días, aunque a veces todavía hayan hematomas visibles.
Recomendamos evitar el alcohol, saunas y baños de vapor durante unas 4 semanas, y también evitar tomar el sol durante 2-3 meses.

Fuente de información: archivos de la BAAPS (British Association of Aesthetic Plastic Surgeons), 2017.

< Volver a Cirugía Hombre

Reserva tu consulta aquí