[català]    [castellano]    [english]

CORRECCIÓN DE OREJAS (Otoplastia)
 
 
   

La otoplastia es la remodelación o reposición de las orejas para conseguir una apariencia normal o más simétrica.

¿Por qué una otoplastia?
En la mayoría de casos, la otoplastia se recomienda para hacer que orejas prominentes se pongan más cerca de la cabeza, para cambiar su forma o reducir el tamaño.

¿Cómo saber si la otoplastia está indicada para mí?
Muchos pacientes que tienen entre 4-14 años se operan en unidades de pediatría. Sin embargo, la otoplastia se puede hacer en adultos que deseen cambiar la apariencia de sus orejas. El cirujano comentará contigo lo que se puede hacer durante la consulta inicial.

La otoplastia
Normalmente, la operación dura unas dos horas. La técnica más común consiste en hacer una pequeña incisión detrás de la oreja para acceder al cartílago. Este se modifica y se posiciona cerca de la cabeza. Para mantener la nueva forma, se pueden utilizar varios puntos quirúrgicos. A veces, el cirujano recorta parte del cartílago para darle una forma más natural. Hay una técnica alternativa que consiste en utilizar sólo las suturas para remodelar las orejas.
Se forma una pequeña cicatriz detrás de las orejas, y gradualmente suele desaparecer. Se recomienda operar las dos orejas para conseguir un resultado más armónico.

  Riesgos y efectos secundarios
Con un cirujano plástico con experiencia y calificaciones adecuadas, las complicaciones son raras y menores. Un pequeño porcentaje de pacientes pueden desarrollar una pequeña acumulación de sangre bajo la piel de la oreja, que normalmente desaparece espontáneamente, o se ha de evacuar con la ayuda de una aguja. Otra complicación posible es infección del cartílago, que se suele tratar con antibióticos. Es raro que se requiera una intervención secundaria para drenar el área infectada.

Después de la otoplastia
Los pacientes pueden levantarse y caminar al cabo de unas horas después de la operación. La cabeza se cubre con una gasa para ayudar a la remodelación y curación de las orejas, que pueden causar un poco de molestia o dolor leve durante unos días. Esto se puede reducir considerablemente con analgésicos. Al cabo de unos días, la gasa se cambiará por una más ligera. Es importante seguir las instrucciones del cirujano. Los puntos se retirarán, o se disolverán por sí mismos, en unos 7 días. Se debe evitar doblar las orejas al menos durante un mes. Normalmente, los pacientes pueden volver al trabajo 5 días después de la operación.

Resultados
La mayoría de pacientes quedan muy contentos con el resultado de la otoplastia. Es importante recordar que se intenta lograr una mejora, no perfección!

Fuente de información: archivos de la BAAPS (British Association of Aesthetic Plastic Surgeons), 2017.

< Volver a Cirugía Mujer

Reserva tu consulta aquí